¿Qué es el dolor orofacial?

El dolor orofacial es básicamente el resultado doloroso generado por un impulso por medio de lesiones entre la boca y la cara. Posteriormente, este hecho envía dichos impulsos hacia el cerebro por el nervio trigémino, lo cual, es capaz de provocar un malestar o dolor masticatorio, dental o mucoso.

No obstante, esto va a depender del origen por donde es generado dicho impulso.

Dolor orofacial mucoso

Este tipo de dolor orofacial generalmente es provocado por el consumo del alcohol, la adicción hacia el tabaco o simplemente por el uso de prótesis.

Dolor orofacial dental

Este, sin duda es el más característicos. Puesto que sólo puede ser originado por la aparición de caries en la boca.

Dolor orofacial masticatorio

El dolor orofacial masticatorio se encuentra altamente relacionado con el bruxismo. No obstante, también puede ser provocado por la pérdida de dientes o por lesiones en articulaciones.

Causas principales del dolor orofacial

Entre las principales causas del dolor orofacial se encuentran:

•          Síndrome de la boca seca o xerostomía.

•          Aparición de enfermedades sistemáticas.

•          Trastornos en los músculos masticatorios.

•          Padecimiento de cefalea tensional o migraña.

•          Disfución craneomandibular.

No obstante, existe una gran variedad de elementos que pueden causar la aparición del dolor orofacial.

¿Existe tratamiento para el dolor orofacial?

La verdad es que sí existen tratamientos a seguir para el dolor orofacial. Sin embargo, este dependerá de la causa por la que fue generado dicho malestar. Ya que, de esta manera, se podrá tratar la parte que realmente fue afectada y aliviarla de inmediato. Debido a que, el objetivo principal es prácticamente recuperar por completo el funcionamiento de la mandíbula y del mismo modo, poder eliminar el dolor.

¿Cómo prevenirlo?

Debido a que el dolor orofacial es provocado por diversas características, hay que llevar una serie de reglas para evitarlo. En primera instancia, es indispensable mantener una vida saludable, lavar los dientes con gran frecuencia y atender de forma rápida a la aparición de cualquier malestar.